Historia

ATA Portab3ebés surge de nuestra historia como pareja. En el 2012 perdimos a nuestro primer hijo, Índigo que vivió con nosotros tan solo 12 días. El estaba en una incubadora sin poder ser cargado, ni amamantado. No podíamos transmitirle todo lo que la naturaleza y la vida nos estaba pidiendo que hiciéramos, que era amarlo en los brazos y dejar que sintiera nuestra piel y nuestro calor.

Para finales del 2013 nos enteramos que nuestra segunda hija venía en camino y quisimos que todo fuera distinto al protocolo medico y hospitalario.

Así que contactamos con una fundación de partería en Bogotá en la que promueven y asesoran el nacimiento respetado en casa. Esta práctica ha tomado fuerza nueva- mente después de décadas de olvido. Las parteras nos presentaron el porteo como una alternativa a los medios tradicionales de movilidad y además una manera de llevar a nuestra hija cerca al corazón y de una manera segura para ella y para nosotros.

Desde el nacimiento de Nila hemos tenido la oportunidad de integrarla en nuestra vida y en nuestras actividades diarias gracias a la gran herramienta que son los portabebés ergonómicos.

Esta experiencia la hemos compartido con muchas familias que han conocido la posibilidad de llevar a sus hijos de una manera cómoda y segura, satisfaciendo sus necesidades físicas, mentales y emocionales. Finalmente se nos ha abierto la puerta a un negocio rentable que nos permite poner nuestro grano de arena al mundo.