Las Madres, Espejos de Otras Tantas

Durante en el embarazo sentimos como resplandecemos de luz y cuando nacen nuestros hijos se manifiestan nuestras más oscuras sombras, sombras que en realidad no sabemos si son nuestras, puedan que sean de nuestra madre, de nuestra abuela o de nuestra tatatatatatataratara Abuela. Y efectivamente cuando miramos a otras mamás nuestros ojos hablan de la increíble metamorfosis por la que estamos pasando, no nos reconocemos, nos sorprendemos de los limites de nuestro amor, confianza y paciencia. Estamos tratando de hacer la crianza de nuestros hijos la más bella posible, tomamos decisiones… como estar en casa, trabajar o trabajar en casa, si teta o biberón a unas no nos sale tanta leche, otros bebés se destetan rápido por su cuenta, unas parecemos vacas lecheras, otras no tenemos pezón, otras no podemos por el poco tiempo por que tenemos que trabajar o estudiar o simplemente tomamos la decisión de dar leche artificial y punto. Otras nos da miedo hacer colecho porque podemos ahogar al bebe o por que queremos descansar mejor y ocupar toda la cama o por que no queremos despertar al bebe, otras hacemos colecho por que nos da locha terrible tener que levantarnos de la cama a la cuna a darle tetero o teta. También podemos tomar la decisión de no vacunar a nuestro hijo o vacunarlo y tener la seguridad que es para su bienestar o de ponerles unas pocas vacunas las que yo decida.

A veces nos cuestionamos de si esta bien de que caminé y no gateé o que gateé más de la cuenta o de que no quiera soltar de la mano o que no come y tampoco deja comer, que si esta nutrido o desnutrido.

Y que me dicen de cuando se enferman? Oh Dios! Nos sentimos de lo peor incluso más enfermas que ellos y empezamos a hilar en nuestra cabeza, si hubiera… si hubiera… si hubiera… y afortunadamente los hubiera no existen, nos sacan de nuestro tiempo presente, nos llevan al pasado para angustiarnos y al futuro para ponernos ansiosas.

Y tantas otras situaciones y decisiones que tenemos que tomar a cada hora, a cada minuto.

A veces sentimos que nos quebramos, estamos agotadas queremos dormir mil años, no saber de trabajo, de estudio, de esposo, de mamás, de tías, de amigos, de gatos, de perros… pero siempre queremos saber de nuestros bebés y luego pensamos en nuestra aldea que se teje con aguja de oro y con hilos tenaces de historias de vidas.

Estoy segura que el 99.9% de las madres estamos haciendo lo que nuestra brújula interior nos dicta (A veces buenisita o un poquito averiada).

Nos invito a sumergirnos en una tina gigante de COMPASIÓN hacia nosotras mismas y hacia las otras madres nuestros grandes espejos, a reconocerme en esa a la critico a priori.

Karen Lorena Vega Cubides

Madre de Índigo, Nila e Ita, Fotógrafa, A. Enfermera y Asesora de Porteo Internacional  FTZB BabyTragen Alemania.

Imágenes y textos exclusivos de ATA Portabebés protegidos por una licencia y normas sobre propiedad intelectual. Prohibido su uso comercial.